En la segunda mitad de los 80’ Puerto Rico vive importantes cambios económicos, sociales, culturales y políticos que hacen evidente la crisis del sistema imperante desde su modernización luego de la Segunda Guerra Mundial. El modelo económico basado en la mano de obra barata y las exenciones contributivas a empresas norteamericanas se derrumba ante la competencia de las economías emergentes y los tratados de libre comercio y el imperio de políticas neoliberales en los Estados Unidos. El desempleo, la marginación social, la pobreza y el consecuente desarrollo de la economía informal y de la droga y el crimen agravan los persistentes problemas sociales. Estilos de vida, costumbres, patrones de comportamiento, valores éticos y cívicos se trastocan. Para colmo, el movimiento social de la década anterior se ha debilitado y, con ello, la influencia política de los sectores progresistas y de izquierda.

En ese contexto, el Partido Popular Democrático (autonomista), que desde casi dos décadas se turnaba en el gobierno con su rival, el Partido Nuevo Progresista (anexionista), logra prevalecer en las elecciones de 1984 y de nuevo en 1988, con un discurso que se comprometía a devolver el país a sus mejores momentos de desarrollo. Una de sus prioridades para impulsar ese desarrollo habría de ser la reforma de la educación a todos sus niveles.

La Revisión Curricular en el Departamento de Educación de Puerto Rico

En 1985 el Departamento de Educación de Puerto Rico inicio un profundo y abarcador proceso de revisión curricular y reforma educativa en el marco de necesidades económicas y sociales del país y de la influencia de corrientes constructivistas provenientes de los Estados Unidos. De igual modo se desarrollaron importantes procesos de reforma en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, la más grande del sector privado, y la Universidad de Puerto Rico, la única universidad pública del país. Conscientes de que “no puede haber reforma educativa sin maestros reformados y reformistas”, en los tres casos el núcleo del proceso de la reforma educativa fue la revisión del currículo y la formación de los docentes.

En este proceso se recalcaba que la implantación del constructivismo en el aula por parte del maestro(a) requiere que éste(a) tenga un modelo del proceso de pensamiento que la persona lleva a cabo cuando se construye conocimiento de modo que tanto el maestro(a), como el propio estudiante puedan analizar, evaluar y mejorar su proceso de construcción de conocimiento. De otro modo se puede confundir la mera actividad manipulativa, es decir el “hands on”,  con el “minds on” a actividad pensante. Este modelo del pensamiento el maestro(a) tiene que hacerlo suyo en mente y corazón, es decir, comprenderlo y comprometerse a implantarlo en su práctica educativa. De aquí la relación educación-pensamiento que habría de caracterizar al Encuentro.

Este contexto y premisa, dio paso a la articulación de un poderoso movimiento de base de reforma educativa en torno al “Proceso de Revisión Curricular” del Departamento de Educación con iniciativas de reforma e innovación educativas en la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Interamericana y el College Board (que examina mediante pruebas a los estudiantes que ingresarán a la universidad).

El Proyecto para el Desarrollo de Destrezas de Pensamiento

En 1988 el Dr. Manuel Maldonado Rivera, ayudante especial del Presidente de la Universidad de Puerto Rico, Licenciado Fernando Agrait, organizó con el apoyo de éste el Centro para el Fortalecimiento de la Docencia y reclutó al Dr. Ángel R. Villarini Jusino para crear y coordinar iniciativas relacionadas con orientar la educación universitaria al desarrollo del pensamiento. Al respecto se fundó el Proyecto para el Desarrollo de Destrezas de Pensamiento. En el mismo, a través de conferencias, seminarios, talleres y cursos, los participantes identificaban y analizaban las dificultades de aprovechamiento académico de los estudiantes y su relación con el desarrollo de destrezas de pensamiento en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Los docentes conceptualizaban el desarrollo del pensamiento como un objetivo educativo y estudiaban diversas teorías y modelos sobre el pensamiento y su desarrollo. Se analizaban estrategias y metodologías generales de enseñanza para promover de modo deliberado y sistemático el desarrollo del pensamiento a través de las diversas materias académicas.

En los talleres y cursos ofrecidos en aquella época se combinaba la discusión conceptual con la experiencia y práctica de los docentes. Se espera que la conciencia y capacidad que desarrollaban los docentes a través de las actividades del Proyecto sirvieran de base al rediseño de cursos y programas y al desarrollo de investigaciones que ayudaran a entender y promover el objetivo educativo del desarrollo del pensamiento. El Proyecto, sobre todo bajo la administración del Lic. Agrait, contó con un buen presupuesto y tuvo un impacto extraordinario en el sistema universitario llegando a ofrecer cursos de desarrollo profesional a más de 300 docentes por año.

El trabajo en el Proyecto de Destrezas de Pensamiento se nutrió grandemente de la experiencia de la participación por varios años del Dr. Villarini en el proyecto Critical Thinking in the Arts and Humanities que auspiciaba Alverno College de Milwaukee, institución universitaria pionera en la educación orientada al desarrollo de competencias. De igual modo resultó valiosa su participación el Seminario de Pensamiento de la UPR, que trajo como invitados a los líderes del movimiento de pensamiento crítico en los Estados Unidos y Venezuela (David Perkins, Robert Stenberg, Reuven Feurstein, Richard Paul, Howard Gardner, Robert Shwartz, Alberto Machado, Margarita de Sánchez, Natalio Dominguez y otros) y en la conferencia anual “Critical Thinking and Educational Reform” que Richard Paul organizaba todos los veranos en Sonoma State University en California.

La forma participativa desde la base en que se llevó a cabo el proceso de revisión curricular y reforma educativa, tanto a nivel escolar como universitario, permitió que se desarrollara en Puerto Rico, lo que entonces se llamó,  “el movimiento de pensamiento crítico”. El Encuentro quedaba instituido como el espacio de reunión anual de los que lo integraban. El Primer Encuentro fue celebrado en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras en abril de 1989 con la participación de unos 300 educadores,  tenía como objetivos: “Intercambiar ideas, reflexiones, investigaciones y prácticas que sobre la enseñanza orientada al desarrollo del pensamiento se llevan a cabo en Puerto Rico; elevar el nivel de la discusión en torno al desarrollo y la enseñanza del pensamiento y fortalecer y ampliar el movimiento de pensamiento crítico en diferentes regiones e instituciones - todo esto dentro del propósito amplio de apoyar los esfuerzos de reforma educativa que tienen lugar en nuestra Isla”

La Organización para el Fomento del Desarrollo del Pensamiento

El proceso de revisión curricular y reforma educativa marchaba bien, pero ¿hasta cuándo? Esta pregunta cobraba sobre todo sentido a la luz de las elecciones a celebrarse en 1992 y en las cuales se anticipaba habría de producirse un cambio en el partido gobernante. Se pensaba, como en efecto ocurrió, que no se respetaría los acuerdos que se habían pactado para llevar a cabo la reforma educativa. El alcance y continuidad del proceso de reforma educativa dependía de la conjunción de cuatro factores:

1ro. La reflexión crítica, que produce justificaciones y metas para el cambio en los objetivos, el contenido y la metodología de enseñanza.

2do. La deliberación y el compromiso político, que hace probable el cambio al crear una fuerza social de cambio.

3ro. La planificación estratégica, por medio de la cual las necesidades educativas específicas son reconocidas y se conciben, en forma secuencial y sistemática, los pasos para implantar la reforma.

4to. La acción cultural, que crea el liderato y el movimiento que transforma la mentalidad y las actitudes de administradores y docentes, convirtiéndolos en actores reformados y reformistas, lo cual garantiza en última instancia que pueda haber reforma.

La idea de la acción cultural proviene de Pablo Freire. Él advertía que “la acción cultural si la auspicia el régimen opresor puede ser estrategia de dominación y jamás llegará a ser revolución cultural”. Estábamos convencidos de que en la medida en que profundizáramos en nuestra acción cultural de desarrollo de la docencia e investigación orientadas al desarrollo de pensamiento pondríamos sólidos cimientos para la reforma de la educación puertorriqueña. Pero los logros del movimiento no podían hacernos perder de vista sus limitaciones, sobre todo el hacerlo depender del gobierno de turno.

El Segundo Encuentro Nacional de Educación y Pensamiento (1990), fue convocado con la tarea expresa de darle una forma institucional autónoma al movimiento. El Comité Organizador del mismo identificó cuatro limitaciones que debían recibir atención prioritaria durante el próximo año:

  1. El fomento de la investigación orientada al desarrollo de pensamiento.
  2. El desarrollo de métodos y técnicas para evaluar el desarrollo del pensamiento.
  3. El ampliar la esfera de influencia del movimiento al sector educativo escolar privado.
  4. El desarrollar formas de organización y financiamiento que den autonomía al movimiento respecto a las instituciones formales que hoy lo patrocinan.

Para atender estas limitaciones la actividad de cierre del Segundo Encuentro consintió en una reflexión plenaria en torno a una mesa redonda en la cual se discutieron estos últimos tres aspectos y se concluyó que era necesario:  

1ro.  Extender la influencia de las ideas y de la práctica del movimiento de desarrollo del pensamiento a todos los sectores de la educación en Puerto Rico.   En la práctica, un sector prioritario para esta extensión es el sector privado.    

2do.  Que los docentes que se sienten inspirados por las ideas y la práctica del movimiento se organicen con un mínimo de estructura adecuada a las funciones que el movimiento debe desempeñar en la sociedad puertorriqueña y sobre sus instituciones educativas. Debería ser una organización que reflejara las prioridades de la reforma educativa y de la comunidad docente que la implanta. Por último, debía ser coherente con los principios democráticos, dialógicos, liberadores que inspiraban al movimiento.   

A tenor con  las recomendaciones del Segundo Encuentro, el 12 de junio de 1990 un grupo de unos treinta y pico de educadores  activistas  del proceso de reforma en la Universidad de Puerto Rico, la Universidad Interamericana y el Departamento de Instrucción crearon la OFDP. Los constituyentes de la OFDP la concibieron como una organización en la que lo importante no era el numero sino la calidad de personas comprometidas, con una sólida formación teórica, y practicantes de la enseñanza orientada al desarrollo del pensamiento que pudieran ejemplificar los principios que animaban a de la organización y servir de recursos en los servicios que ofrecería. No se la concibió pues como asociación abierta al reclutamiento de membresía. Se la concebía más bien como un grupo de trabajo, de “intelectuales orgánicos” con la clase trabajadora docente, que sirviera como organismo de vanguardia educativa que combinaría el rigor teórico e investigativo con el “aterrizaje” de las ideas, es decir, su traducción en sistemas, estrategias y métodos que los docentes pudieran apropiarse.  

Desde su fundación, hechura del Encuentro, al OFDP consideró el Encuentro como su principal foro de expresión y comunicación y por ello se convirtió en principal coauspicidora del mismo.

Desarrollo ulterior

Durante sus primeros nueve años el Encuentro se celebró en Puerto Rico como uno de carácter nacional. Pero la estructura organizativa del Proyecto de Destrezas, el prestigio que el Encuentro fue alcanzando, y la labor de la OFDP en otros países, permitió que comenzarán a participar del mismo, en número creciente, educadores de diversos países. De modo que en el año 2000, a diez años de su inicio se convirtió en un evento de carácter internacional que ha registrado asistencia de hasta 1,400 educadores.

Hasta el año 2010  la organización del Encuentro estuvo principalmente a cargo del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico por  medio del Proyecto para el Desarrollo de Destrezas de Pensamiento, que dirigía el Dr. Villarini. Con el cierre del Proyecto, debido a la falta de apoyo económico al mismo por parte de una nueva administración del Recinto, la celebración del Encuentro durante los pasados años quedó en manos de  la Organización para el Fomento del Desarrollo del Pensamiento (OFDP) y la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

A tono con los propósitos que le dieron origen, a partir de las interacciones y aprendizajes generados en el Encuentro se han desarrollado en diversos países centros educativos alternativos, programas académicos, proyectos de formación de docentes, investigaciones internacionales y, sobre todo, nuevas prácticas de enseñanza en cientos de docentes.

Cronología

Primer Encuentro (1989) Dedicado a Eugenio María de Hostos. Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico.

Segundo Encuentro (1990): “El pensamiento crítico y la investigación educativa”. (Colegio de la UPR, Ponce, P.R.). Dedicado a los Coordinadores /as de Revisión Curricular del Departamento de Educación de Puerto Rico.

Tercer Encuentro (1991): “El pensamiento crítico y lo afectivo”. (Colegio Universitario Tecnológico de la UPR, Arecibo, P.R.). Dedicado a el Dr. Ángel Pacheco .

Cuarto Encuentro (1992): “El pensamiento crítico y la vida democrática” (Centro de Convenciones, San Juan, P.R.). Dedicado al Dr. Ángel G. Quintero Alfaro.

Quinto Encuentro (1993): “Los fundamentos del pensamiento: una perspectiva multidisciplinaria” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado a Pablo Freire.

Sexto Encuentro (1994): “El desarrollo del pensamiento y la organización educativa: hacia una calidad total en la educación” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado al Dr. Manuel Maldonado Rivera.

Séptimo Encuentro (1995): “La evaluación” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado a Marcia Mentkowsky.

Octavo Encuentro (1996): “Homenaje a Jean Piaget y Lev S. Vigotsky “(Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado al Dr. Luis Moll.

Noveno Encuentro (1997): “Hacia un paradigma curricular para el desarrollo humano y profesional” (Hotel Caribe Hilton, San Juan, PR.). Dedicado a René Marqués.

Décimo Encuentro (1998): “Globalización, pensamiento crítico y pedagogía de la liberación” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado a: Pablo Freire, como homenaje póstumo.

Undécimo Encuentro y Primero Internacional (1999): “Cultura, cognición, cerebro y educación” “(Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado a Humberto Maturana.

Duodécimo Encuentro (2000): “Una educación para el nuevo milenio” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado a Juan Bosch.

Décimo Tercer Encuentro y Segundo Internacional (2001): “Economía, tecnología, educación y pensamiento” (Hotel Mayagüez Hilton, PR.). Dedicado a Margarita Amestoy de Sánchez.

Décimo Cuarto Encuentro y Tercero Internacional (2002): “Pedagogías constructivistas y críticas en torno a la inteligencia, el desarrollo moral y la enseñanza de segundas lenguas” (Hotel Caribe Hilton, San Juan, PR.). Dedicado a Don Ricardo Alegría.

Décimo Quinto Encuentro y Cuarto Internacional (2003): “Ética, civismo y medio ambiente” (Hotel V Centenario Intercontinental, Santo Domingo, R.D.). Dedicado a Eugenio María de Hostos como parte de las actividades de conmemoración del centenario de su muerte y a Salome Ureña.

Décimo Sexto Encuentro y Quinto Internacional (2004): “Teoría y práctica de la educación basada en competencias humanas generales y profesionales” (Hotel Ponce Hilton, P.R.). Dedicado al movimiento de la sociedad civil en la lucha por la paz de en la isla de Vieques.

Décimo Séptimo Encuentro y Sexto Internacional (2005): “Teoría y práctica de la educación basada en competencias humanas generales y profesionales” (Universidad de Guadalajara, Jalisco, México) Dedicado al maestro Roberto Herrera Gallardo.

Décimo Octavo Encuentro y Séptimo Internacional (2006):  “Perspectiva histórico- cultural y educación liberadora en el desarrollo humano integral”  (Hotel Ponce Hilton, Ponce, Puerto Rico). Dedicado a los doctores Jacinto Ordeñez y Donaldo Macedo.

Décimo Noveno Encuentro y Octavo Internacional (2007): “Marcos sistémicos para una educación desarrolladora: Facilitando humanidad basada en la educación ciudadana por medio de competencias” (Hotel Radisson Aruba Resort & Casino, Aruba).

Vigésimo Encuentro y Noveno Internacional (2008): “20 años de Encuentro por una educación crítica, creativa y socialmente responsable” (Hotel Ponce Hilton, Ponce, Puerto Rico). Dedicado al Dr. José R. Villalón.

Vigesimoprimer Encuentro y Décimo Internacional (2009):   “Movilización para la calidad de la educación: la construcción de teorías y prácticas orientadas al desarrollo humano integral y la transformación social” (Centro de Convenciones de Cartagena, Colombia).                             

Vigesimosegundo Encuentro y Undécimo Internacional (2010): “Los educadores(as) como promotores de conciencia y competencias” (Universidad Autónoma de Santo Domingo, República Dominica). Dedicado  a José Martí.

Vigesimotercer Encuentro y Duodécimo Internacional (2011): “Tendencias Educativas para la Formulación de un Nuevo Proyecto Educativo Crítico y Creativo” (Hotel Ponce Hilton, Ponce, Puerto Rico y Universidad Autónoma de Santo Domingo en Santiago, República Dominicana).

Vigesimocuarto Encuentro y Decimotercer Internacional (2012): “Teoría y práctica de la educación basada en competencias: perspectivas interdisciplinarias, humanistas, críticas y liberadoras” (Hotel La Hamaca, Boca Chica, República Dominicana).

Vigesimoquinto Encuentro y Decimocuarto Internacional (2013): “Estrategias para la enseñanza y evaluación de competencias en la educación general y profesional” (Universidad Autónoma de Santo Domingo en San Juan de la Maguana, República Dominicana).

En el año 2014 el Encuentro, que habría de celebrarse en la Universidad de Haití en Limonade, Haití, tuvo que ser cancelado por los problemas surgidos en la frontera dominico-haitiana.

Vigesimosexto Encuentro y Decimoquinto Internacional (2015): “El enfoque de competencias y la educación afectiva en la formación general y profesional” (Hotel Verdanza, San Juan, Puerto Rico).

Vigesimoseptimo Encuentro y Decimosexto Internacional (2017): “La educación orientada al desarrollo de competencias en sus múltiples dimensiones” (Universidad Adventista Dominicana, Bonao, República Dominicana)

HISTORIA